Página:ChFSA FD1197107110(1).djvu/3

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
3.-

Destaco lo extraordinario de este acto: cómo se ha reunido el pueblo de Rancagua; cómo están aquí campesinos, empleados, profesionales y técnicos, mujeres y jóvenes; cómo diviso desde esta tribuna los cascos de los mineros, que traen, en la palabra de sus dirigentes, el compromiso ante la historia y su conciencia, de ser ejemplares trabajadores, para hacer producir más el cobre y entregar lo que él dé, al servicio de la patria.

Están aquí ministros de Estado, subsecretarios, dirigentes nacionales de organismos relacionados con el cobre, dirigentes de la Corporación de Fomento. Está en esta tribuna el compañero presidente de la Central única de trabajadores. Están también el comandante de la guarnición, teniente coronel Raúl Martínez; el coronel de la Fuerza aérea, señor Claudio Sepúlveda, director de la Sociedad Minera de El Teniente; el Jefe de la Tercera Zona de Carabineros, General Sergio Moya. Y quiero nombrar destacando la significación que tiene su presencia en esta tribuna, habiendo venido de Santiago, especialmente para ello, al Cardenal de la Iglesia Chilena, Raúl Silva Henríquez. (APLAUSOS).

Por sobre profesiones, ideas, principios, doctrinas o creencias, en el crisol de Chile se funde el pueblo para gritar: ¡¡VIVA CHILE INDEPENDIENTE Y SOBERANO!!

Compañeros y compañeras de la patria: quiero hacer un informe, más que un discurso propiamente tal. Es indispensable que cada uno pase, recuerde, aprenda, para que pueda cumplir el compromiso y el desafío a que estamos abocados. Este momento histórico no habría podido suceder si el pueblo no hubiera alcanzado la victoria del 4 de septiembre. (APLAUSOS)