Página:ChFSA FD1197107110(1).djvu/8

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
8.-

Sin embargo, ¿por qué hay que plantearse este endeudamiento cuando las empresas tuvieron utilidades como las que voy a señalar? La Braden, entre 1960 y 1964, obtuvo sesentidós millones de dólares de utilidad; y de 1965 a 1970 ciento cincuentiséis millones. El Salvador, de 1960 a 1964 nueve millones novecientos mil dólares; y de 1965 a 1970 setentiún millones de dólares. Chuqicamata, de 1960 a 1964 ciento cuarentiún millones de dólares; y de 1965 a 1970 trescientos veinticinco millones de dólares. Cifras totales: de 1960 a 1964, sumando El Teniente, El Salvador y Chuqi, doscientos trece millones de dólares. De 1965 a 1970, sumando las utilidades de las tres compañías que he nombrado, quinientos cincuentidós millones de dólares. Pero veamos los promedios anuales. Las compañías obtuvieron desde 1960 a 1964, cuando eran dueñas totales de las acciones, un promedio anual, en el caso de El Teniente, de doce millones de dólares; y esa misma compañía, con el 49 por ciento -entre 1965 y 1970- ha obtenido un promedio anual de veintiséis millones de dólares, es decir, se ha duplicado la utilidad de la compañía, teniendo sólo el cuarentinueve por ciento de las acciones.

En el caso de El Salvador, con el ciento por ciento de las acciones desde 1960 a 1968, obtiene un promedio anual de cinco millones cien mil dólares. De 1969 a 1970, con el cuarentinueve por ciento de las acciones, esta compañía saca doce millones de dólares de promedio anual. En el caso de Chuqui, de 1960 a 1968, con el ciento por ciento de las acciones, tiene un promedio de cuarenticinco millones quinientos mil dólares al año, y desde el año 1969 a 1970, teniendo tan sólo el cuarentinueve por ciento de las acciones, obtiene un promedio de utilidad de ochentidós millones quinientos mil dólares.

Por eso nosotros criticamos los convenios del cobre. Criticamos la chilenización y criticamos la nacionalización pactada, y por eso dijimos siempre, y los confirmamos ahora, que éramos y somos partidarios de la nacionalización integral para que no vayan saliendo de la patria ingentes sumas, para que Chile no siga siendo un país mendicante, que pide con la mano tendida unos cuantos millones de dólares, mientras salen de nuestras fronteras cifras siderales que van a ir a fortalecer a los grandes imperios internacionales del cobre.

(APLAUSOS.)

(SIGUE)