Página:Charles Darwin - Diario del viaje de un naturalista alrededor del mundo - Tomo I.djvu/213

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
vii
189
de buenos aires a santa fe

estrecho de Behring [1] y en las llanuras de Siberia, nos vemos conducidos a considerar el lado noroeste de Norteamérica como el primitivo punto de comunicación entre el Viejo y el llamado Nuevo Mundo. Y como tantas especies, así vivientes como extintas, de estos mismos géneros habitan y han habitado en el Antiguo Mundo, parece probabilísimo que los elefantes, mastodontes, caballos y rumiantes de cuerno hueco norteamericanos emigraron por tierra—sumergida después cerca del estrecho de Behring—desde Siberia a Norteamérica, y desde ésta, también por tierra—sumergida posteriormente donde ahora están las Antillas—, a Sudamérica, y que allí, por algún tiempo, se mezclaron con las formas características del continente meridional y llegaron a extinguirse más tarde.


En tanto viajaba a través del país recibí varias vívidas impresiones de los efectos causados por la última gran sequía, y tal vez la relación de ésta arroje alguna luz sobre los casos en que quedaron sepultados juntos gran número de animales de todas clases. El período comprendido entre los años 1827 y 1832 se llama el «gran seco», o la gran sequía. Durante ese tiempo fué tan escasa la lluvia caída, que no creció ninguna planta, ni siquiera cardos; los arroyos se secaron, y todo el país tomó el aspecto de un polvoriento camino carretero. Así ocurrió especialmente en la parte septentrional de la provincia de Buenos Aires y meridional de Santa Fe. Pereció un gran número de aves, animales silvestres, ganado vacuno y caballar por falta de alimento y agua. Un hombre me dijo que los ciervos [2] solían meterse en su corral a buscar la poza


  1. Véase el admirable Apéndice del Dr. Buckland al Beechey's Voyage, y además los escritos de Chamisso en el Kotzebue's Voyage.
  2. En el Surveying Voyage, del capitán Owen (vol. II, pági-