Página:Charles Darwin - Diario del viaje de un naturalista alrededor del mundo - Tomo I.djvu/72

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
48
cap.
darwin: viaje del «beagle»

momento descansa en la extremidad dé su cabeza y élitros. Suprimido de pronto el esfuerzo, la cabeza y tórax suben rápidamente, y a consecuencia de ello la base de los élitros choca con la superficie de apoyo con tal fuerza que el insecto, por reacción, es lanzado hacia arriba a la altura de tres a cinco centímetros. Los puntos salientes del tórax y la vaina de la espina sirven para dar estabilidad al cuerpo durante el salto. En las descripciones que he leído no se insiste bastante sobre la elasticidad de la espina; un salto tan repentino no puede ser el resultado de una simple contracción muscular sin la ayuda de algún mecanismo.


En varias ocasiones he disfrutado de algunas breves, pero deliciosísimas, excursiones por la región vecina. Un día fuí al Jardín Botánico, donde crecen muchas plantas bien conocidas por su grande utilidad. Las hojas de los árboles del alcanfor, pimienta, canela y clavo son deliciosamente aromáticas, y el árbol del pan, el jaca y el mango [1] rivalizan entre sí por la magnificencia de su follaje. El paisaje en los alrededores de Bahía casi toma su nota característica de los dos últimos árboles. Antes de verlos no tenía idea de que pudiera haber árboles capaces de proyectar una som-


  1. El árbol del pan es la especie Artocarpus incisa, y el jaca, la Artocarpus integrifolia. De los frutos del primero—originario de Oceanía—, cogidos antes de su madurez, es decir, antes de que su almidón o fécula se haya transformado en azúcar, tostados, se obtiene una especie de pan. De los frutos del segundo—originario de la India—, más voluminosos (pesan hasta 10 y 15 kilogramos), se utiliza su pulpa, carnosa y aceitosa, y sus simientes, que se consumen como castañas. Véase Bongainville, Viaje alrededor del mundo, tomo II, nota de la pág. 46, vol. 4, de los Viajes clásicos editados por Calpe.

    El mango, Mangifera indicamahapahla en sánscrito—, tiene un fruto comestible exquisito. Véase Bernier, Viaje al Gran Mogol, tomo II, vol. 6, de los Viajes clásicos editados por Calpe.—Nota de la edic. española.