Página:Charles Darwin - Diario del viaje de un naturalista alrededor del mundo - Tomo I.djvu/86

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
62
cap.
darwin: viaje del «beagle»

Me detuve diez semanas en Maldonado, y en ese tiempo me procuré una colección casi completa de cuadrúpedos, aves y reptiles. Antes de hacer ninguna observación sobre ellos trataré de una pequeña excursión que hice hasta el río Polanco, que está a unos 110 kilómetros de distancia en dirección Norte. Como prueba de lo baratas que andan las cosas en este país, diré que sólo pagué dos dólares diarios, u ocho chelines, por el gasto de dos personas junto con una tropa de hasta 12 jinetes. Mis compañeros iban bien armados de pistolas y sables, precaución que creí innecesaria; pero la primera noticia recibida fué que el día anterior se había encontrado tendido en el camino, degollado, a un viajero procedente de Montevideo. Esto ocurrió cerca de una cruz que recordaba un primer asesinato.

La primera noche dormimos en una casita de campo retirada, y allí eché de ver el inmenso asombro que producían algunos instrumentos míos, y especialmente una brújula de bolsillo. En todas las casas me pidieron que les enseñara cómo con su ayuda y un mapa podía señalar las direcciones correspondientes a los diversos lugares. Causó la más viva admiración que un extranjero como yo conociera el camino (porque dirección y camino son sinónimos en esta campiña) para los sitios en que nunca había estado. En cierta casa, una joven que estaba enferma en cama envió a rogarme que fuera a enseñarle la brújula. Si grande fué su sorpresa, no fué menos la mía al descubrir tanta ignorancia entre personas que poseían millares de vacas y estancias de considerable extensión. No puede explicarse mas que por la circunstancia de ser tan poco visitada de extranjeros esta parte tan retirada del país. Me preguntaron cuál era lo que se movía, si la Tierra o el Sol, y si en el Norte hacía más calor o más frío; dónde estaba España, y otras cosas por el estilo. La mayor parte de los habitantes tenían una idea confusa