Página:Charles Darwin - Diario del viaje de un naturalista alrededor del mundo - Tomo II.djvu/24

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
6
cap.
darwin: viaje del «beagle»

taña, donde pastan en considerable número vacadas en estado semisalvaje. Una vez al año se hace un gran «rodeo», para recoger, contar y marcar las reses, separando de paso algunas que han de ser cebadas en campos de regadío. Cultívase mucho trigo y bastante maíz; sin embargo, el principal artículo alimenticio de la clase trabajadora es una especie de alubia. Los huertos producen copia ilimitada de melocotones, higos y uvas. Con todas estas ventajas, la población debería gozar de una prosperidad superior a la que de hecho posee.


16 de agosto.—El mayordomo de la hacienda tuvo la amable generosidad de darme un guía y caballos de refresco, y por la mañana emprendimos el ascenso a la Campana, que tiene unos 2.000 metros de altura. Los senderos y vericuetos eran pésimos; pero la geología y el paisaje me compensaron ampliamente. Alcanzamos por la tarde un manantial llamado el Agua del Guanaco, situado a gran altura. La denominación anterior debe de ser muy antigua, porque hace muchos años ni un solo guanaco bebe de sus aguas. Durante la subida noté que en la vertiente no crecían mas que arbustos, mientras que en la del Sur había un bambú de hasta cuatro metros de alto. Raros eran los sitios en que crecían palmeras, y con no escasa sorpresa hallé una a la altura de 1.350 metros. Estas palmeras son los tipos feos de la familia. Sus tallos son enormes y de una forma rara, pues tienen en su parte media su máximo grosor, disminuyendo luego al acercarse a la cima y a las raíces. Abundan muchísimo en algunas partes de Chile, y suministran un valioso producto en la especie de melaza que se saca de su savia. En una hacienda cerca de Petorca trataron de contar las palmeras que había, y lo dejaron por imposible después de haber llegado a varios cientos de miles. Todos los años, a principio de primavera, en agosto,