Página:Charles Darwin - El origen del hombre.djvu/131

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
127
carlos r. darwin.

ménos que yo sepa, ninguna explicacion de la carencia de cola en algunos monos y en el hombre, cosa que, por otra parte, no tiene nada de extraña, porque este órgano puede presentar diferencias extraordinarias de extension, en las diversas especies del mismo género. En algunas especies de Macacos, por ejemplo, la cola es más larga que el cuerpo entero, y comprende veinte y cuatro vértebras; en otras está reducida á un trozo, apenas visible, compuesto de tres ó cuatro vértebras. De veinte y cinco vértebras se compone la cola de algunas especies de Babuinos, mientras que la del Mandril no tiene sino diez, y aun pequeñas y raquíticas, ó, segun Cuvier, solamente cinco. Esta gran diversidad en la conformacion y la longitud de la cola en animales del mismo género é iguales costumbres, prueba casi que este órgano no tiene para ellos una gran importancia; de lo cual deberíamos deducir que, en alguna ocasion, llegaria á ser más ó ménos rudimentaria, conforme lo observamos contínuamente á propósito de otras conformaciones. La cola, sea larga ó corta, se adelgaza hácia la punta, lo que, segun presumo, resulta de la atrofía, por falta de uso, de los músculos terminales, con sus arterias y nervios, ocasionando tambien la de los huesos. En lo que concierne á la region coxígea (que, en el hombre y los monos superiores, se compone evidentemente de algunos segmentos reducidos de la base de una cola ordinaria) se ha preguntado algunas veces cómo se habia podido hallar tan completamente hundida en el cuerpo. La respuesta no es difícil, dado que en muchos monos los segmentos de la base de la verdadera cola se hallan escondidos de un modo análogo. M. Murie me informa de que en el esqueleto de un Macacus inonrnatus no adulto, ha contado nueve ó diez vértebras caudales que no tenian juntas más