Página:Charles Darwin - El origen del hombre.djvu/189

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
185
carlos r. darwin.

hayan trasmitido al sexo opuesto algunos progresos sucesivos y modificaciones realizadas.

La circunstancia de que los mamíferos machos tengan mamas, funcionalmente imperfectas, es, bajo ciertos aspectos, un hecho muy curioso. Los Monotremos sólo tienen la parte que secreta, propia de la glándula lactaria, con sus orificios, pero sin pezones; como estos animales se encuentran en la base de la série de los mamíferos, es probable que los antecesores de la clase tuvieran dichas glándulas, tambien sin pezones. Esta conclusion se apoya en los datos que poseemos acerca su modo de desarrollo. El profesor Turner me dice que, segun Kölliker y Lauger, las citadas glándulas pueden reconocerse distintamente en el embrion, antes que se alcancen á ver los pezones; ya sabemos que el desarrollo de las partes que se suceden en el individuo, es generalmente como una representacion del desarrollo de los séres consecutivos de la misma línea de descendencia. Los Marsupiales difieren de los Monotremos por tener pezones; por consiguiente, es probable que hayan adquirido estos órganos despues de haberse desviado y elevado sobre los Monotremos, y es igualmente probable que así se transmitieran á los mamíferos de placenta. Nadie supondrá que algunos Marsupiales se hayan conservado hermafroditas, despues de haber llegado aproximadamente á su conformacion actual, y, por consiguiente, en un período ya tardío del desarrollo de la série mamaria. Por lo tanto, nos vemos obligados á volver á nuestra primera idea, y admitir que los pezones, desarrollados primitivamente en las hembras de alguna antigua forma marsupial, se han transmitido á los machos (en virtud de una ley general de herencia), pero en imperfectas condiciones funcionales.