Página:Colón y la Historia póstuma.djvu/173

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
169
Y LA HISTORIA PÓSTUMA

neo, autóctono, puro de aleación terrestre. Sondaba lo impenetrable; atravesaba lo infinito, sin otra luz que la antorcha de la fe católica. El que no crea en lo sobrenatural, no entenderá nada de esto; no puede comprender á Colón.

 Metido el Conde de Roselly en tal laberinto sin hilo amigo que le guie, tropezando y cayendo en los obstáculos que él mismo fabrica, trata de demostrar la tesis estudiando el estado de las naciones europeas en el siglo xv, por salir del paso. La monarquía que merece su predilección, España, carecía de elementos para la empresa marítima; todas las fuerzas eran pocas en la lucha contra los moros, como lo eran sus navios para vigilar las costas é impedir el desembarco de los musulmanes africanos. Cuando se trató de discutir los proyectos del genovés, á falta de astrónomos y de hombres de mar, hubo de formar una junta de teólogos, como que no tenía más de un cosmógrafo inédito; el noble joyero de Burgos D. Jaime Ferrer.

 De tres cosmógrafos de este nombre tenemos noticias; del uno las da la carta catalana de 1375, en la que se dibuja cierta embarcación con esta leyenda: Partich luxer du