Página:Colón y la Historia póstuma.djvu/89

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
85
Y LA HISTORIA PÓSTUMA

aun á los mismos que querían al Almirante104

 Preludio de gobierno esta falta de tacto, indicaba la norma del albedrio; repartió los indios á su mujer, tíos y paniaguados, quitándolos á los que los tenían, y á poco la Española y Puerto-Rico ó San Juan, ardían otra vez en disensiones, dividida la gente en dos bandos: uno que se jactaba de ser del Rey, teniendo por cabeza al tesorero Pasamonte, persona muy cuerda y de mucho Ser y autoridad,105 y otro al Almirante, aunque sin culpa suya, por hacer cada uno su casa.106

 El Conde de Roselly atribuye estos resultados á instrucciones secretas del diabólico Fenando, y exhibe prueba convincente. Navarrete ha publicado una cédula real, previniendo al Tesorero que, cuando se dirigiera al Secretario del Consejo de Indias tratando de cosas que parecieran secretas y convenir al servicio que su Alteza las supiera, escribiera en la cifra que tenía concertada con dicho Secretario.107 En otra se mandaba al Almirante que cuidara de que las iglesias de la isla estuvieran bien servidas y proveídas, como es razón, y al efecto tomara consigo al tesorero general Miguel de Pasamonte.108 No