Página:Compendio de Literatura Argentina.djvu/44

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 42 —

sucesos patrios, figuran en las columnas de «El Tirteo» periódico político y literario, que redactó en colaboración con Rivera Indarte.

En Mayo de 1837, fundó en compañía de Echeverría y Alberdi la «Asociación de Mayo», reunión de jóvenes, resueltos á trabajar por el bien de la patria.

Pero en 1840 todos sus planes fueron desbaratados y su vida sufrió una fuerte conmoción. Fué indicado á Rosas como elemento perturbador y después de varios meses de cárcel fué desterrado. Gutiérrez se refugió en Montevideo.

Poco después de su llegada, el 25 de Mayo de 1841, tuvo lugar en aquella ciudad un certamen poético, el primero realizado en Sud-América, como homenaje rendido a la idea de la revolución y al talento que la simbolizaba. Gutiérrez, Domínguez, Mármol, Rivera Indarte y otros argentinos, unieron su inspirado acento al coro general, en esa espléndida página de la libertad.

Pero fué el primero el vencedor y héroe de aquella solemnidad, verdaderamente americana. Su Canto á Mayo, fué aclamado por unanimidad.

Uno de sus mismos rivales en la noble lid (Mármol), escribe entusiasmado: «La poesía lírica, esta flor activa de la vida humana, ya salvaje, ora cultivada, la poesía lírica, corona de la victoria y del féretro, ha hallado en Gutiérrez digno sacerdote; y para convencerse de ello, basta leer esa valiente, dulce, elegante y entusiasmadora poesía Canto á Mayo».

Triunfos y glorias en la lira mía
Deben hoy resonar. Cese el gemido
Que en torno al polvo del campeón caído
Lanzara el alma en pavoroso día.
.......................................
.......................................
Jamás alzara el pensamiento al cielo
A contemplar las luces de tu gloria,
Sin tenerte, Señor, en la memoria
Y sin mirar compadecido el suelo.
Y cuando pude comprender un día
Lo que hicieron los hombres del gran Mayo
Ya comprendí también que ardiente rayo
De tu luz divinal les dirigía.


Dos años después pasó á Genova en compañía de Alberdi; durante la travesía, escribieron los dos un poema en prosa y verso cuyo título fué tomado de bergantín en que navegaban «Edén».