Página:Compendio de la historia geografica natural y civil del reyno de Chile - Parte I.djvu/63

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
37
del Reyno de Chile.

estaciones, es generalmente muy sano [1].

  1. "Si Chile está desierto, no se debe atribuir á defecto del clima, el qual es uno de los mas saludables entre quantos se conocen, porque la vecindad de la cordillera le comunica un temple tan delicioso, qual no pudiera esperarse de su situacion; y asi no tiene la Metropoli otra ninguna provincia donde se pueda habitar con mas gusto." Historia Filosofica de los Establecimientos de los Europeos, libro VIII. cap. II.

    Dos son las causas que han impedido el aumento de la poblacion en el Reyno de Chile, á pesar de las ventajas conque quiso favorecerle la naturaleza: la primera es la guerra continuada que desde el principio de la conquista se ha hecho hasta nuestros dias entre los Araucanos y los Españoles con pocos intervalos de paz, tragandose innumerable gente de una y otra parte: la segunda, y quizá la mas principal, ha sido la dependencia á que estuvo sujeto el pais en todo comercio, que es el padre de la poblacion; porque como hasta este siglo no habian tenido los Chileños comunicacion directa con los pueblos de Europa, ni podian remitir á ninguna parte sus frutos como no fuera al Callao, se seguia de aqui que todos los géneros de extraccion y de introduccion pasasen por las manos de los negociantes del Perú, que por consiguiente se aprovechaban de toda la utilidad. Este pernicioso sistema mantuvo debilitada la industria, y fue disminuyendo la poblacion: pero hoy que se hace directamente el comercio con baxeles de Europa que arriban todos los años á aquellos Puertos, empieza este Reyno feliz á repoblarse visiblemente y á elevarse á aquel grado de la representacion importante á que le destinan sus naturales ventajas. En el año 1755 contaba ya la provincia sola de Maule 140 blancos capaces de llevar armas, y las demas provincias se iban llenando de gente, á proporcion de la extension de sus términos: lo qual se debe tener entendido para juzgar de los calculos que forman Raynal y Robertson en sus célebres Historias, para los quales se valieron de las matrículas formadas en el siglo pasado.