Página:Constitución de las Provincias Unidas en Sudamérica (1819).djvu/12

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


(2 ) ^ tamos acudir á unos principios, x|ue pudieran suscitar coTÍ^ testaciones problemáticas, y hacer revivir cuestiones, que han tenido defensores por una y otra parte. Nosotros apel.a- mos á hechos, que forman un contraste lastimoso de nuestro sufrimiento con la opresión y sevicia de los españoles. No- sotros mostraremos un abismo espantoso, que España abría á nuestros i)ics, y en que iban á precipitarse estas Provincias, sino se hubiera interpuesto el muro de su emancipación^ Nosotros en fin daremos razones, que ning^un racional podfá desconocer, á no ser que las encuentre para persuadir á mi pais, que renuncie para sienipré á toda idea dé su felicidad^ y adopte por sistema la ruina, el oprobio, y la paciencia^ Pongamos á la faz del níundo éste quadro, qué nadie pue- de mirar sin penetrarse píofiíndaíñente de nuestros mismos sentimientos. Desde que los españoles se apoderaron de estos países, prefirieron el sisténm de asegurar su dominación, extéi mi- nando, destruyendo y degradando. Los planes dé esta devastación se pusieron luego en planta, y se han continua-* do sin intermisión por eí^^pacío de trecientos años. Ellos empezaron por asesinar á los Monarcas del Perú, y después hicieron ío mismo con los démas Reguíos y Primados qué encontraron. Los habitantes del pais, qüeriendo conte- ner tan feroces irrupciones , entré la gran desventaja de sus armas, fueron victimas del fliego y del fierro, y dexarort sus poblaciones á las Ilaínas, que fueron aplicadas sin piedad ni distinción por todas partes. Los españoles pusieron entonces una barrera á la pojbíacion del pais; prohibieron con leyes rig^urosas la entrada de ex- trangeros ; limitaron en lo posible la de los mismos españo- les ; y la facilitaron en estos últimos tiempos á los hombres criminoso^!, á los presidarios, y a los inmorales, que con ve-