Página:Cuentos de hadas.djvu/86

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 72 —

—Enhorabuena, respondió la Hada: el rey que maldito lo que se acuerda de tí, acaba de entrgear la mano de esposo á otra mujer, y mañana vendrán á decirte de su parte que no te atrevas á parecer jamás por palacio.

Y el vaticinio del Hada tuvo cumplido efecto. Blanca pasó el resto de su vida en compañía de su hermana Colorada rodeada de felicidad y de alegría; nunca mas se acordó de la córte, sino para dar gracias á el Hada por haberle permitido volver a su pobre aldea.


pie