Página:Daany Beédxe.djvu/159

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


edificio Norte y se fueron hasta la parte posterior, en donde había un sistema de cuatro edificios en torno a una pequeña plaza. El edificio que estaba hacia el Oriente era el más elevado, no solo del conjunto, sino de todo DAANY BEÉDXE.

Subieron y encontraron en la parte superior una pequeña habitación que tenía una entrada hacia el Oriente, en el centro estaba un especie de banco tallado en piedra verde con forma de jaguar. El animal estaba en dirección Norte Sur y volteaba hacia el Oriente. Los ojos del jaguar estaban tallados en la piedra y engarzados en sus oquedades, con dos bellísimas piedras preciosas a manera de ojos. Las piedras tenían unos cortes que atraían y proyectaban la luz, a través de destellos, iluminando en la penumbra de la habitación, con diferentes colores, como los de un arcoíris. Los colmillos y las garras del animal eran de cuarzo, lo que en conjunto, le daban una sensación de vida. Parecía como si el animal estuviera pendiente del movimiento de la luz solar y en cualquier momento podría saltar, pues su presencia era amenazante. Parte del cuerpo del felino, estaba recubierto con una gruesa lámina de oro. Los pensamientos del muchacho se empataron con la voz del anciano Maestro, que dijo:

—Ten cuidado, tiene vida y es muy peligroso. En esta piedra está simbolizado el espíritu de esta montaña. Por los ojos de este jaguar han pasado toda la historia de nuestro pueblo, en sus garras está atrapado el tiempo. Este jaguar representa la tierra y está en la parte más alta del DAANY BEÉDXE, su contraparte es el ancho cielo, fíjate muy bien, como desde estas alturas, parece que podemos tocar lo inconmensurable. Los ojos del jaguar se alimentan de la luz solar, él mira atento al oriente, en espera de que salga su contraparte el águila, por aquellas montañas. Te recomiendo que vengas todas las madrugadas a esperar aquí la salida del sol, detén tú dialogo interno y pídele al jaguar que te enseñe a cargarte de energía. Esto se hace con los ojos y con la palma de las manos, nada más que ten cuidado, no te le acerques mucho.

Después bajaron de la pirámide y se dirigieron a la parte Sur y llegaron frente al edificio más extraño del conjunto. Entre los edificios

159