Página:Daany Beédxe.djvu/220

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


dónde venía; nunca podría saber hacia dónde se dirigía. Se dio cuenta que un ser humano, una familia o un pueblo, son lo que recuerdan de sí mismos. Quién no tiene recuerdos, no tiene memoria, sustento, fuerza interna. Se convierte en una hoja al viento.

Se sentía totalmente neutralizado e indefenso. El no saber quién era, de dónde venía y a dónde se dirigía, lo seducía a abandonarse en la indiferencia y el olvido. Caminaba y caminaba, y no sabía a dónde iba. Este sentimiento se hizo más fuerte a partir de que en su recorrido encontró varios cruces de caminos y no tenía elementos para decidir su propia ruta, no sabía si iba o venía.

Durante todo el día de caminata, mantenía dos sentimientos que lo desbordaban. El primero era de asombro ante todo cuanto veía; el segundo era de angustia y desolación, por desconocer su identidad.

Por la tarde llegó a Dzibilchaltún, cuyo nombre significa "donde hay escrituras sobre piedras planas", era un lugar muy extraño, pues estaba constituido de un grupo de edificios y pirámides, pero estaban en ruinas y totalmente abandonadas. La selva implacable había recobrado sus espacios y los árboles, arbustos y plantas, se habían apropiado de las construcciones. Con la poderosa fuerza hidráulica de la naturaleza, poco a poco los vegetales, a través de las raíces, troncos y ramas, fueron derribando muros, descuadrando grandes piedras y derrumbando las pirámides. La selva implacable y celosa, no perdonaba la profanación de sus espacios.

Águila Nocturna entró entre las ruinas de aquel inmenso recinto, con sus piedras invadidas de musgos y sus edificios devorados por la vegetación. De pronto, frente a sus ojos, estaba un montículo y sobre de él, una construcción cuadrada, parecida a una casa, con una puerta y dos pequeñas ventanas en sus cuatro costados. Inmediatamente arriba de cada puerta, estaba realzada en piedra una figura que se asemejaba a un rostro humanizado, lo mismo en las cuatro esquinas superiores del edificio. Sobresalía una parte elevada de la construcción en el centro a manera de torre. Subió por lo que quedaba de unas escalinatas y penetró al edificio.

220