Página:Daany Beédxe.djvu/297

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


piedra con la cabeza al Sur. Aquí te recargaras de energía y perderás toda la compasión que tienes por ti.

Después lo invitó a que lo siguiera, el anciano se dirigía al Oriente. Al terminar las construcciones estaba una inmensa piedra verde, que asombrosamente se convertía de súbito hacia el Sur, en un pequeño acantilado.

El Guerrero se sentía muy bien en ese lugar. El anciano le informó, que estaban sobre una de las rocas más grandes del mundo, que lo que se veía, no era más que apenas una mínima parte de lo que estaba enterrada y que llegaba hasta el corazón de nuestra Madre Querida.

Esta roca es tan antigua, que cuando La Serpiente Emplumada hizo sacrificio, al bañar de su sangre a los huesos de los seres humanos, que habían vivido en el cuarto sol y para que de ellos naciera la quinta humanidad. La Serpiente Emplumada vino a este lugar y en uno de estas oquedades en la piedra, puso los huesos y los roció con su propia sangre, dándoles vida y movimiento. Como recuerdo de este hecho, en la piedra quedó grabada la huella de La Serpiente Emplumada, como lo puedes ver.

Esta piedra es el lugar de los pedimentos, cuando puedas regresar aquí, ponle una luz y hazle un pedimento. Esta enorme piedra seguro que te escuchará y te ayudará. Recuerda, que eres un guerrero. Cumple con tu destino.

Cuando Águila Nocturna abrió los ojos era medio día, inmediatamente pidió de comer, había luz en sus ojos.

Después de quince días, el guerrero casi estaba recuperado y una tarde se dirigió a aquella formidable peña. Llevaba en su morral, copal, cacao, carbón, frijoles, maíz y unos pedazos de ocote, para hacer una luz.

297