Página:Daany Beédxe.djvu/98

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


asociada a la mujer, a la intuición, a la noche y a la humedad, a lo impalpable e invisible y que pertenece al mundo desconocido, de nosotros mismos y del universo.

Pero el hombre del Quinto Sol, tiene un quinto punto, una quinta posición... ¡el arriba y el abajo! Esto representa uno de los grandes conocimientos de nuestros viejos y sabios abuelos. El hombre no está prisionero en los cuatro rumbos de la tierra. El hombre puede exaltar su existencia y elevarse, hacia las luminosas alturas de su origen celeste a través de la sabiduría; o puede degradarse en los abismos de la materia, prisionero de su estupidez.

Este mensaje está presente en todos los símbolos desde el mismo origen de los tiempos. Todas nuestras construcciones están compuestas de cinco partes. Cuatro habitaciones en torno a un patio y en el centro, una pequeña construcción. Cuatro conjuntos de edificios en torno a una gran plaza y unos edificios en el centro. Nuestras pirámides por lo general tienen cuatro secciones y una construcción en la parte más alta; y si observan una pirámide desde las alturas o un plano de ellas, apreciaran cinco cuadrados de manera concéntrica. Lo mismo significa el símbolo "Cinco flor"; cuatro pétalos y una parte central. Los "cinco puntos" ustedes los pueden observar en nuestros textiles, cerámica, códices y todo cuanto nos rodea. Este es el símbolo, el verdadero desafío... ¡es encarnarlo!

El segundo símbolo del que hoy quiero hablarles, es el de ciertos animales que los Viejos Abuelos nos enseñaron a utilizar. Una de las limitaciones que tenemos los humanos para hablar de lo secreto y lo innombrable, es que los sentimientos son más grandes que las ideas y estas más grandes que las palabras. Existen muchos conocimientos ocultos de los Viejos Abuelos toltecas, que no los podemos expresar en palabras. Por ello, desde hace muchos atados de años, los que nos precedieron, usaron símbolos y animales, para referirse a lo impronunciable. Los "Artistas de la piedra interior", los toltecas, prefirieron la poesía como medio de expresión espiritual, porque bien sabían que el alma, escucha mejor "El flor y Canto"; el medio es la poesía, el fin el Espíritu. Los Guerreros de esta batalla florida, también

98