Página:Descripción de Patagonia y de las partes adyacentes de la América meridional.djvu/16

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
 4
DESCRIPCION

ciliar con las relaciones de los indios, ni con lo que yo mismo observé. Aun por lo que respecta al pais de los españoles, me parece está equivocado, haciendo la distancia entre Córdoba y Santa-Fé cuarenta leguas menos de lo que es en realidad. El camino es un campo raso, sin el menor ribazo entre estas dos ciudades; y sin embargo no hay correo que se atreva á ir de una á otra en menos de cuatro á cinco dias, andando en cada uno veinte ó mas leguas.


He caminado por entre estas dos ciudades, igualmente que por entre ellas y Buenos Aires, cuatro veces. No creo que persona alguna haya hecho observación cierta de la longitud en estas partes, para que podamos fijar la diferencia de su meridiano: debiéndose atribuir los yerros de los geógrafos, que representan á este pais mas angosto de lo que es en realidad, á la dificultad de tener una cuenta exacta de las latitudes, en pasando el cabo de Hornos, por razón de la velocidad y variedad de las corrientes. En la traducción inglesa del viage de D. Antonio Ulloa á la América meridional, tom. 2. capítulo 2., se podrá ver una razón particular de esto.




DESCRIPCION


De la parte mas meridional de la América, con sus valles, montañas, rios, &.c., gran Rio de la Plata, con sus brazos, pesca y puertos.


Aquella parte de la jurisdicción de Córdoba, que está al sur del rio Segundo (país en otro tiempo ocupado por los Puelches septentrionales), se extiende mas de cincuenta leguas, entrando en la de Buenos Aires, mas allá de la Cruz Alta. La primera vez que fui á aquellos parajes, encontré algunas tropas de estos indios, que aun habitan á las orillas de los rios Segundo y Tercero, y unos pocos á las del Cuarto y Quinto. Todo el país, entre el rio Segundo y el Tercero, tiene cerca de doce leguas de travesía, siendo lo mas selvático ; pero acercándose al rio Tercero cesan los bosques.

Los rios que bañan este pais nacen de las altas montañas de Yacanto, Champanchin y Achala, las cuales casi lo son tanto como los Andes de Chile, formando una especie de brazos de las del Perú. Todos estos rios, excepto el Tercero, se vuelven salados á pocas leguas después de pasar por las quiebras de las montañas de Córdoba, y aquellas llanuras se disminuyen, por la sequedad del suelo arenisco, y se estancan, ó ge pierden finalmente en alguna laguna.