Página:Descripción de Patagonia y de las partes adyacentes de la América meridional.djvu/22

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
 10
DESCRIPCION

sos de un tamaño extraordinario que parecen humanos: algunos son mayores que otros, y con proporcion á personas diferentes en edad. He visto huesos de muslos, costillas, y varias piezas de calaveras. Ví también dientes de tres pulgadas de diametro, en sus bases.


Estos huesos, segun me informaron, se hallan tambien en las orillas de los rios Paraná y Paraguay, igualmente que en el Perú. El historiador Garcilaso de la Vega Inca, hace mencion de haberse encontrado tales huesos en el Perú, diciendo que los indios tienen tradicion de que los gigantes habitaron aquellos paises antiguamente, y que Dios los destruyó por el crímen nefando.


Yo mismo encontré una concha de un animal de huesos sexagonales, teniendo cada hueso lo menos una pulgada de diametro, y la concha casi tres varas de ancho. Parecia en todo, excepto en el tamaño, á la parte superior de la concha del armadillo, la cual solo tiene una cuarta de ancho. Algunos de mis compañeros encontraron tambien cerca del rio Paraná un esqueleto de cocodrillo, ó lagarto, y yo vi parte de las vertebras, cada una de las cuales tenia cuatro pulgadas de grueso, y cerca de seis de ancho. Por la medida, ó examen anatómico de estos huesos, está bien asegurado que este tamaño extraordinario no nacia de la adquisicion de otra materia ; porque hallé que las fibras de estos huesos eran mayores, á proporción de aquel tamaño. Las bases de sus dientes estaban enteras, pero sus raices gastadas, pareciendo exactamente á la figura de un diente humano. Estas cosas son bien sabidas de todos los que han vivido en este pais, pues de otro modo no me atreviera á escribirlo.


El rio Paraná tiene la extraordinaria propiedad de convertir muchas substancias en una piedra muy dura. Cuando fué la primera vez descubierto, era navegable por navios pequeños, hasta la ciudad de la Asumpcion ; pero desde entonces se ha llenado de tanta arena, que aun los menores barcos mercantiles, no pueden pasar de Buenos Aires. Los mayores bageles y navios de guerra, están obligados á descargar en Montevideo, necesitándose de pilotos buenos en este rio, para libertarse de los dos bancos, llamados el banco Inglés, y el banco de Ortiz, y de tropezar en la Punta de Piedras, que se extiende muchas leguas debajo del agua, y cruza todo el rio. El canal del norte es mas estrecho y mas profundo ; el del mediodia mas ancho y menos profundo. El opuesto al banco de Ortiz no tiene tres brazas de agua, con un fondo áspero y pedregoso. Este rio tiene dos inundaciones cada año, una grande y otra pequeña, provenientes de las lluvias que caen en aquellos vastos paises, de