Página:Descripción histórica y cronológica de las dos piedras que con ocasión del nuevo empedrado que se está formando en la plaza principal de México, se hallaron en ella el año de 1790.djvu/9

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


PARECER DEL R. P. D. Joseph Pichardo, Presbítero del Oratorio de San Felipe Neri de México.

En obedecimiento del Decreto de V. S. leí con mucha atencion un Quaderno que tiene por título: Descripcion histórica y cronológica de las Piedras que con ocasion del nuevo empedrado que se está formando en la Plaza principal de México se hallaron en ella el año de 1790, y hallé que su Autor D. Antonio Leon y Gama expone en él claramente, y en una manera en que nada dexa que desear, lo que quisieron significar los Indios antiguos en estos dos preciosos monumentos que describe y que declara. Las dificultades que se pudieran encontrar en la inteligencia de ellos, están plenamente decididas en esta obra. El doƈto Antiquario que ia compuso, hace recurso en todo á las antiguas pinturas y manuscritos que posee, y que por ser de Autores de la misma nacion tienen toda autoridad en la materia; y á lo que dexaron estampado los eruditos Españoles y Extrangeros que se dedicaron á explicar lo concerniente á la cultura y extraordinaria instruccipn en las artes y ciencias con que florecieron los Indios, y demuestra los errores en que cayeron los Escritores que le precedieron, y los corrige con, una modestia que encanta. El que leyere esta obra entrará en los mismos sentimientos que tenia de nuestro Autor el célebre Dr. Bartolache, aquel grande hombre que nos quitó la muerte poco ha, y de quien escribió á V. S. en la aprobacion que dió á su Opúsculo Guadalupano el doƈtísimo Señor Dean de esta Santa Iglesia: que era Autor bien conocido, y creía que se hallarian muy pocos, aunque se extendiera la vista fuera de estos Reynos, tan generalmente versados como él en ciencias y artes. A este erudito oí decir mas de una vez, que D. Antonio Gama era un Sabio de primer orden, y que resplandecian en sus escritos una grande sabiduría, y una finísima crítica. ¿Y qué hubiera dicho del presente? ¡Cómo admiraría la destreza y tino con que desenvuelve los lienzos con que estaban cubiertas estas antigüedades tan

remo-