Página:Diario Comedianta Francesa Bajo Terror Bolchevista.djvu/165

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


1Ó7 A 30 de ¡Qué acontecimiento tan sensacional e ines- perado! Uritzky, el tirano de Petrogrado, el alma con- denada del bolcheviquismo, fué asesinado. Un suspiro de satisfacción se escapa de todos los pechos. Parece que el aire se aligeró; Uritzky fué muer- to por un disparo de revólver que, a quemarro- pa, le hizo un estudiante llamado Kanegiesser. Era un judío que pertenecía a otro partido. Desgraciadamente pudo aprehendérsele. ¡Qué lástima! Se necesita ser valiente para atreverse, en se- rnejantes momentos, a realizar un acto como este. Haciendo desaparecer a un individuo, este hom- bre ha salvado tal vez a millares de victimas. Uritzky era el Marat de la revolución rusa. Asistí a la caza y aprehensión del asesino sin haberlo procurado. Como a las doce del día, oigo tiros y salgo a la ventana. Primeramente no veo sino una barre- ra de guardias rojos establecidos en cada salida de la calle, y que piden a los transeuntes sus pa- saportes e impiden a los carruajes el acceso. In- trigada, permanezco un momento en el balcón y como a las doce veo pasar un carruaje lleno de soldadqs y, en medio de ellos, a un hombre que