Página:Diario Comedianta Francesa Bajo Terror Bolchevista.djvu/82

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


PAULETTK PAX me causa una impresión muy desagradable, voy a tomar asiento en una butaca que está des- ocupada. — íNo hay que sentarse! — exclama una voz, indignada de mi despreocupación. Es el antipático secretario que me introdujo hace un momento. — ¡Estoy cansada! — digo, y continúo en el sillón. Mi turno llega bruscamente, más pronto de lo que pensaba, y entrego al ministro comisario un papel preparado en el que he escrito mi instan- cia en francés. Una voz seca me hace esta pre- gunta, que estoy muy lejos de esperar. — ¹Habla usted alemán? No pierdo, sin embargo, mi sangre fría y res- pondo: — !Soy francesa! Mal principio. Sokolnikoff, desdeñoso; mira mi instancia con descortesía, declara: — Lo que Lunacharsky propone para usted es imposible y contrario a la ley. No puedo en- tregar a usted nada. Al oír estas palabras, la sangre me sube al ros- tro. En un instante vuelvo a encontrar todos mis recursos, como en el teatro. Veo claramente el hombre que está frente a mi, pálido, tieso, pero muy elegante, singularmente elegante, con las manos finas y el cabello empomadado.