Página:Diogenes Laercio Tomo I.djvu/264

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
231
DE DIÓGENES LAERCIO.

tres talentos los libros de Speusipo. Hubo otro Speusipo, médico alejandrino, de la secta de Herófilo.


X E N Ó C R A T E S.

 1. Xenócrates, hijo de Agatenor, fue natural de Calcedonia, y discípulo de Platón desde sus primeros años, y lo acompañó a Sicilia. Era tardo de mente, tanto que Platón, comparándolo con Aristóteles, cuentan que dijo: «El uno necesita de acicate; el otro de freno». También: «¡Para qué caballo unto un tal asno!» Por lo demás era Xenócrates de rostro grave y severo, de manera que Platón solía decirle: «Sacrifica a las Gracias, Xenócrates». Por lo ordinario habitó en la Academia. Si alguna vez iba a la ciudad[1], dicen que todos los tumultuantes y alborotadores se apartaban del camino cuando pasaba él. Y que habiendo entrado en su casa con designio de solicitarlo la meretriz Friné, haciendo como que huía de algunos, como él la recibiese por humanidad, y no tuviese más de una cama, le cedió una parte de ella, como se lo suplicaba. Finalmente, cansada de rogarle satisfaciese su deseo, se fue sin conseguirlo. A los que la preguntaban de lo sucedido, decía: «Que ella no salía de estar con un

  1. De Atenas.