Página:Diogenes Laercio Tomo I.djvu/41

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
8
LIBRO I.

 VIII. En quanto al nombre, Pitágoras fue el primero que se lo impuso llamandose Filosofo, estando en conversacion familiar en Sicion con Leonte Tirano de los Sicioneses ó Fliaseos, como refiere Heraclides Póntico en el libro que escribio De la intercepcion de la respiracion [1]. Ninguno de los hombres, dixo Pitágoras, es sabio: lo es solo Dios. Antes la Filosofia se llamaba sabiduria, y sabio el que la profesaba, habiendo llegado á lo sumo de su perfeccion; pero el que se dedicaba á ella se llamaba Filosofo; aunque los sabios se llamaban tambien Sofistas, y aun los Poetas; pues Cratino en su Archîloco, citando á Homero y á Hesiodo, asi los llama. Sabios fueron juzgados Tales, Solón, Periandro, Cleóbulo, Chilón, Biante, y Pítaco. A estos se agregan Anacarsis Scita, Mison Chêneo, Ferecides Siro, y Epimenides Cretense. Algunos añaden á Pisistrato Tirano. Éstos fueron los Sabios.

 IX. Las Sectas ó Succesiones de la Filosofia fueron dos; una desciende de Anaxîmandro, y la otra de Pitágoras. Del primero fue maestro Tales; de Pitágoras Ferecides. Esta Secta se llamó Jónica; porque Tales, maestro de Anaxîmandro, fue de Jonia nacido en Mileto. La otra se llamó Italiana, porque Pitágoras su autor vivio casi siempre en Italia. La Secta Jónica finaliza en Clitomaco, Crisipo, y Teofrasto: la Italiana en Epicuro; pues á

  1. De esta obra se habla en la Vida de Empedocles, num. 6. Plinio la menciona lib. 7. c. 52.