Página:Don Sancho Garcia conde de Castilla.djvu/49

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
(XLVII)

 se confirme mi anhelo y esperanza.
 Acude, Sancho, con la confianza
 de que tu madre espera tu presencia.
Sanch. Lleguemos, pues, con viva diligencia.
 Y tú, Gonzalo, pues tu noble cuna
 te eleva á lo mayor de la fortuna,
 á mi lado estarás. Si la Condesa
 manda que ocupen puestos en la mesa
 todos los Grandes, pocos lo merecen
 como tú, mi Gonzalo.
Gonz. No parecen
 tan dignos de este honor los que opulentos
 en medio de delicias y contentos
 su vida pasan en descanso ocioso,
 como los que en esméro mas glorioso,
 defendiendo la patria y Soberano,
 las armas llevan en su egregia mano;
 ó asisten al consejo con la ciencia,
 que nace del estúdio y la experiencia.
 No fui yo de los nobles embriagados
 de su luxo, su fausto y sus estados;
 de aquellos necios, que en el ocio blando
 sus inútiles días ván pasando
 sin servir á su patria, ni á su dueño:
 siempre su vanidad miré con ceño.
 Nietos indignos de predecesores,
 á mejor descendencia acreedores.
 Solo me acuerdo yo del padre mio
 para imitar sus prendas con mi brio:
 si al acordarme de él no le imitára,
 el corazón del pecho me arrancara.
 De mi niñez apenas yo salía

al
G