Página:Dramas de Guillermo Shakespeare.djvu/385

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
359
OTELO.

MONTANO.

Ojalá se salve. Yo he peleado cerca de él, y es bravo capitan. Vamos a la playa, á ver si Otelo llega, o se descubre en el mar su nave, aunque sea en el límite donde el azul del cielo se confunde con el del mar.

CABALLERO 3.°

No nos detengamos: puede estar ahi dentro de un instante. (Sale Casio.)


CASIO.

Valerosos isleños, gracias por el amor que mostrais al moro. Ayúdele el cielo contra la furia de los elementos, que me separaron de él en lo más recio de la borrasca.

MONTANO.

¿Es fuerte su navio?

CASIO.

Y bien carenado, y lleva un piloto de larga ciencia y experiencia. Por eso no pierdo aún toda esperanza.

(Suenan dentro voces: «vela, vela.») (Sale otro caballero.)


CASIO.

¿Qué ruido es ese?

CABALLERO 2.°

El pueblo se agolpa á la playa, gritando «una vela.»

CASIO.

El alma me está diciendo que es la de Otelo. (Se oye el disparo de un cañon.)

CABALLERO 2.°

¿Ois el cañon? Es gente amiga.