Página:ECH 544 53 - Cullacas, Baile de.djvu/1

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida

Cullacas, Baile de.

Folk.

Danza característica de la cofradía o grupo del mismo nombre. Es baile femenino de adolescentes, con coreografía de paso y de pareja suelta. Corresponde a una ceremonia prenupcial de las hermanas mayores. Las danzantes se ubican delante de la imágen de la Vírgen. Avanzan de dos en dos, con pasitos cortos. Luego, levantan un poste, alrededor del cual bailan, avanzando en círculo y trenzando cintas de distintos colores. Enseguida deshacen el trenzado.

La música de acompañamiento del baile de cullacas está a cargo de la cofradía de los laquitas tal cual es el caso del baile de pastoras. Ambos bailes cantan y danzan, utilizando esquemas comunes o muy semejantes. Igual cosa puede decirse de la poesía de los textos empleados en los cánticos e himnos. Insertamos a continuación, algunas cuartetas de Los Diez Mandamientos, cántico que durante la procesión en honor de la Vírgen del Carmen de la Tirana, entonan en conjunto, los bailes de las cullacas y de pastoras, acompañados por los laquitas. Se trata de una composición conformada por estrofas de verso hexasílabo, entre las que aparece intercalada una única estrofa de verso octosílabo. El texto completo comprende un estribillo y ocho estrofas:

Estribillo

Los diez mandamientos
procura guardar,
eterno tormento
para no llorar.

Pobre peregrinos
que vagando están,
fuera del camino
dónde pararán.

Contempla, alma mía,
el Juicio Final,
a quien darán cuentas
los hijos de Adán.

Angeles del cielo,
vengan a adorar,
vivientes del mundo
vengan a llorar.

Madre justiciera
allá la verán,
sentada en el trono
de su tribunal

Madre mía del Carmelo,
Madre de mi corazón,
aquí están tus hijos
que esperan pronto el perdón.

Lloren, hijos míos,
lloren sin cesar,
el tiempo perdido
sin aprovechar.

Esa gran corona
que ciñen tus sienes,
esa es la gran seña
del poder que tienes.

Justa eres, Señora,
para castigar,
también poderosa
para perdonar.

Las