Página:El Tratado de la Pintura.djvu/290

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida

186

célebres en toda clase de literatura, entre los cuales obtuvieron los lugares primeros Marsilio Picino, Donato Acciayoli, León Bautista Alberti, Alámano Rinvecino y Cristobal Landino. La conversación de unos hombres como estos cada uno se la puede imaginar; pero entre todos solo se llevó la palma Alberti, el cual con discursos profundísimos, demostró que en la Eneida se esconden bajo la apariencia de varias ficciones los mas altos secretos de la Filosofía, y que Virgilio era un verdadero Filósofo, vestido y adornado con las invenciones poéticas. Estos discursos hicieron tal impresión en el ánimo de los oyentes, que Cristobal Landino (que fue el Secretario de aquella Academia) los copió y coordinó, con los cuales formó luego aquella obra que se imprimió con el título de quaestiones Camaldolenses, en Latín, en la que hacia el fin escribe Landino: Haec sunt quae de plurimis, longeque excellentioribus, quae Leo Baptista Albertus memoriter, dilucide, ac copiose in tantorum virorum concessu disputavit, meminisse volui.

Dejó Alberti varias obras escritas en Latín y en Toscano, de las que pondremos al fin un catálogo puntual. Entre las obras latinas la mas excelente y digna de compararse con las de la antigüedad es la que intituló el Momo, la cual por su particular mérito fue impresa el mismo año de 1520 por dos veces en Roma. En ella se explica con infinita gracia, y con un artificio de los mas sublimes entre chanzas, risas y burlas todo lo que los demás han escrito con seriedad y gravedad acerca de la Filosofia moral, siendo el asunto principal de sus cuatro libros las prendas que constituyen á un Príncipe perfecto y apto