Página:El Tratado de la Pintura.djvu/52

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
14 — Tratado de la Pintura

§ XXIX.

Calidad de la luz para dibujar del natural y del modelo.

Nunca se debe hacer la luz cortada por la sombra decisivamente; y asi para evitar este inconveniente, se fingiran las figuras en el campo, pero no iluminadas por el sol, sino suponiendo algunas nubéculas trasparentes, ó celages interpuestos entre el sol y el objeto; y asi no hallándose embestida directamente por los rayos solares la figura, quedarán sus sombras dulces y deshechas con los claros.


§ XXX.

Del dibujar el desnudo.

Cuando se ofrezca dibujar un desnudo, se hará siempre entero, y luego se concluirán los miembros y partes que mejor parezcan, y se irán acordando con el todo; pues de otra manera se formará el hábito de no unir bien entre sí todas las partes de un cuerpo. Nunca se hará la cabeza dirigida hacia la parte que vuelve el pecho, ni el brazo seguirá el movimiento de la pierna que le corresponde: y cuando la cabeza vuelva á la derecha, el hombro izquierdo se dibujará mas bajo que el otro, y el pecho ha de estar sacado afuera, procurando siempre que si gira la cabeza hacia la izquierda, queden las partes del lado derecho mas altas [1] que las del siniestro (3).

  1. Nota del traductor: Parece que debe decir mas bajas.