Página:El contrato social (1819).djvu/132

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
124
EL CONTRATO

por que apénas las necesitan los habitantes. Si su frugalidad (continua) fuera efecto de la escasez del pais, solamente los pobres comerian poco, quando es sabido que una misma es la sobriedad en todo el Reyno. Ellos se alaban de su modo de vivir, y dicen que no es necesario mas que mirar su tez para reconocer que es mucho mejor que la de los Christianos. En efecto: la tez de los Persas es igual: tienen el cútis muy bello, fino, y pulido, miéntras que la tez de los Armenios sus vasallos que viven á la Europea, es ruda, llena de arrugas, y sus cuerpos gruesos y pesados.»

Quanto mas cerca á la linea Equinoccial, de ménos viven los hombres: apénas comen carne, el arroz, el maiz, el cuzcuz, la miel y el queso son sus alimentos ordinarios. Hay entre los Indios millones de hombres, cuya manutencion apénas cuesta quatro maravedises al dia. Vemos en la misma Europa las sensibles diferencias en órden al apetito entre los Pueblos del Norte y los del Mediodía. Un Español se mantendrá ocho dias con la comida de un Aleman. En los países donde los hombres son mas voraces, el luxo se recarga principalmente sobre las cosas de consumo. En Inglaterra se cubre la