Página:En defensa pròpia (1895).djvu/15

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


sonriente en medio de mi larga y negra tormenta. Explicaré punto por punto (fil per randa) las tentativas de prenderme, las traiciones de personas estimadas, mi pasión, en la que, como en la del buen Jesús, no faltan acusadores, sobre todo de los que tiran la piedra y esconden la mano; testigos falsos, sacerdotes, escribas y fariseos; Pilatos que se lavan las manos después de condenarme; amigos que juegan el pepel de Judas y perientes que desempeñan el de Caín. Levantaré á algunos la hipócrita careta; mostraré los móviles bajos y viles, la envidia, el odio, el interés, mala lengua y depravado corazón de unos y otros: y, finalmente, las pasiones que alientan la urdimbre de la negra trama de mi destierro y persecución.
Más que á la justicia humana, que pera los pobres existe raras veces, encomiendo mi causa á la justicia, y, más que á la justicia, á la misericordia de Dios, al que elevo mi plegaria en súplica de que ampere á mis perseguidores y les trueque en bien el mal que á mi me causan.
Conste que, por mucha que sea mi necesidad, nada pido, sino el derecho que hasta los pájaros tienen á vivir y á cantar desde una rama las alabanzas de Dios.




II
J. M. J.


Antes que limosnero de la casa López, fuí dos años capellán de una de sus vapores trasatlánticos, cuyas colocaciones debí al actual señor Marqués de Comillas, contribuyendo á la concesión de la primera su hermano D. Antonio López y Brú, que de gloria goce. Habíame recomendado á dichos señores, y me acompeñó á su presencia, el Dr. Estalella, hoy dignísimo obispo de Teruel, y tres semanas después, creo que en 12 de diciembre de 1874, me embarcaba para Cádiz, donde debía enrolarme en el vapor Guipúzcoa, al que iba destinado. Poco rato antes de levar anclas, la tarde de la salida, tuve el placer de saludar sobre cubierta á los