Página:Ensayo sobre el hombre (1821).djvu/18

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida

14

Liberal la naturaleza sin profusion les asignó órganos á propósito y facultades peculiares á todas; y fueron indemnizadas de su falta aparente, unas con grados de ligereza, y otras con grados de fuerza[1], todo en una exacta proporcion á su estado. Nada hay que añadirles, nada que quitarles. Cada bruto, cada insecto es feliz en su propio estado. ¿Sería pues el cielo cruel con el hombre, y con el hombre solamente? Y el que únicamente llamamos racional ¿no se ha de contentar con nada, á no ser feliz en todo?

La felicidad del hombre, si el orgullo nos dejara conocerlo, no está en obrar ó pensar mas allá de los límites del género humano, ó en que le hayan tocado en parte mas fuerzas de cuerpo y alma que, las que corresponden á su naturaleza y a su estado. Entonces ¿por qué no había de tener también el hombre una vista microscópica? Por una razon muy clara; porque el hombre no es una mosca. ¿Y cuál


  1. Es un axioma de anatomía que la fuerza y ligereza de los animales guardan siempre cierta proporción; de manera que los que están dotados de mas fuerza tienen menos ligereza, y los mas ligeros son los menos fuertes.