Página:Ensayo sobre el hombre (1821).djvu/63

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
59

choso. La locura, en sus vanos raciocinios, llama desdichado solo al hombre de bien, porque le sobrevienen males ó accidentes que la casualidad reparte entre todos. He ahi muerto al justo y virtuoso Falkland![1] ¡He ahi al divino Turena tendido por el suelo! ¡He allí la sangre del buen Sidney[2] tiñendo la arena del campo de batalla! ¿Su virtud por ventura ha sido la causa, ó mas bien el desprecio de


  1. El vizconde de Falkland fue Secretario de Estado del Rey Carlos i, y fue muerto en la batalla de Newport el año de 1643 á la edad florida de treinta y cuatro años, defendiendo á su Rey y á su patria contra los rebeldes. El conde de Clarendon, historiador de aquellas guerras civiles, le pinta como un héroe de los primitivos tiempos por su valor, integridad, elocuencia, afable trato, humanidad, talento, y sencillez de costumbres
  2. El caballero Sidney fue muerto en una refriega que se dió cerca de Zutphen entre ingleses y españoles. Estaba adornado de tales y tan raras prendas, y de tanta virtud, talento, erudicion y amabilidad, que el ejército ingles, según Cambden, sintió su muerte sobre la de todos, y se le hicieron magníficas honras en S. Pablo de Lóndres.