Página:Escritos y discursos del doctor Guillermo Rawson (tomo I).djvu/26

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida


demoledor del régimen imperante. El poder de Benavídez, estaba sólidamente arraigado; y, para minarlo, era preciso proceder con tino, por medio de rodeos, como se cerca a la fiera que se pretende aprisionar.

Rawson y sus colaboradores, sabían que no hay despotismo, por arraigado y estable que parezca, que resista á la luz de la educación primaria; porque ella tiene la virtud de disipar las sombras de la ignorancia y de las preocupaciones en que todos los tiranos fundan su poder; y uno de sus primeros esfuerzos tendió á hacer sancionar por la legislatura una ley destinada á difundir en las masas populares los beneficios de la instrucción.

Inspirados por idénticos móviles, dictan otra ley para establecer municipalidades rurales, sabiendo que es el régimen municipal, como lo ha dicho un pensador, la escuela primaria de la libertad.

Con estas y otras adelantadas iniciativas, que conmovían profundamente la opinión de la provincia, trataban los patriotas de San Juan de derrocar el ignominioso gobierno de Benavídez. «La legislatura, dice el señor Rojo, á quien véome en el caso de citar á menudo por haber sido actor en todos estos sucesos, se convirtió desde entonces en una constante fragua de opinión, que muy pronto se hizo un núcleo de incesante actividad y desde la que se ejercía una influencia cada día más extensa y eficaz sobre las principales clases de la sociedad.

« El aspecto moral del pueblo cambiaba con igual rapidez: la gente volvía á la ciudad, los hombres se veían, se conocían y se entusiasmaban por algo velado todavía en los horizontes. Se empezaba á pensar y se quería ya, con toda