Página:Esploracion de las lagunas Negra i del Encañado.djvu/277

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
249
A LA LAGUNA NEGRA

volcan llega hasta su orilla, en todo lo demas puede recorrerse fácilmente a caballo por su ribera. Su profundidad, hasta donde era posible juzgar por la vista, parece pequeña: las aguas afectan un color azul mui puro; en sus bordes encontramos plumas de patos i de piuquenes, pero los únicos vivientes que notamos en su vecindad fueron huanacos, zorros i algunas perdices cordilleranas.

El rio Diamante no nace directamente de la laguna, pero, evidentemente, proviene de las filtraciones de ésta: su caja es ancha i por lo jeneral poco profunda: recorriéndola, observamos varios ojos de agua. Su caudal, al Oriente directo del volcan, seria, el 13 de marzo último, de unos veinte a veinticinco regadores, a lo sumo, i su velocidad, incomparablemente inferior a la del Maipo, de dos a tres millas por hora: el agua cristalina i grata al paladar.

El volcan de Maipo, altitud 5,384 m., segun el señor Pissis, cuyo cróquis también acompañamos, se alza imponentemente por lo enhiesto de su forma al Oeste de este gran valle. El espectáculo que ofrece es magnífico i aterrador. Todo el terreno que lo circunda es volcánico; en muchas partes se hunde a cada pisada. Parece que el fondo es de trozos de lava recubiertos con arena. Casi todo el valle está sembrado de piedras que, a trechos, solo dejan ver una de sus faces como en un perfecto adoquinado, i que, por su color negruzco i brillo metálico, acusan su procedencia volcánica (rocas endojénicas). Estas impiden andar lijero, a no ser en cortos espacios, en que seria posible galopar, si la ajitacion que ori-