Página:Historia de Cristóbal Colon y de sus viajes - Tomo I (1858).djvu/112

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
— 32 —

trivial de la relacion en gracia de su orijinalidad y exactitud.

¡Cuán caprichosa es la fortuna! Unos dan con ella fácilmente, casi sin buscarla, y otros no la encuentran nunca por grande que sea su afán; unos ven recompensados sus esfuerzos, su prevision y su economía, y otros sin embargo de su constancia, de sus desvelos, de sus reiteradas privaciones no pueden llegar jamas á romper el yugo, á que parecen destinados. Su premio está en el cielo, y aquí no gozan mas que de la esperanza que les dan los consuelos de la fé. La vida de Domingo Colon fué una lucha perenne contra las tribulaciones, y como los desgraciados sueñan tanto, persuadido de que su estrella mejoraria, alquiló á un sombrerero su almacén de la calle de Mulcento, y se partió para Savona. El alquiler de la casa continuó pagándose; á pesar de eso en nombre suyo;[1] bien porque los benedictinos no quisieran cambiar nada en su arrendamiento, bien porque conservara la idea de volver algún dia á su antiguo albergue.

Tenia Domingo consigo á dos hijos, Juan Pelegrin ya mayor de edad, y Santiago en pañales todavía. Pelegrin lo ayudaba cuando lo permitian sus fuerzas, pues parece que era de mala salud, y su padre se veia en la necesidad de valerse de un jornalero, que en mas de una ocasion fué un tal Bartolomé Castagnollo, que había sido su aprendiz.

El año de 1470 abrumó al pobre cardador con el peso de infinitas desazones. Tuvo que vender por precisión el dia 24 de Setiembre, en presencia del escribano Francisco Camogli, de Jénova, varios pedazos de tierra y una casa que poseía en el barrio de Ginestrel, en la aldea de Bisagno, y tal fué su aprieto, que un mes

  1. El nombre de Domingo Colon consta en los libros de cuentas de la abadia de San Esteban, desde el año de 1456, hasta el de 1489. Los libros de los años 1461 á 1466 no han podido encontrarse.