Página:Historia de Cristóbal Colon y de sus viajes - Tomo I (1858).djvu/16

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
XII

sirviéndola. Castilla habia sufrido una completa transformacion, y esta transformacion la habia obrado una mujer."[1]

 Al lado de tan gran rey, no es estraño que aparezca empequeñecido Fernando el católico, tanto mas, cuanto que este cauteloso monarca, tuvo entre no pocas flaquezas, la de dejar consumir, ó para hablar con mas propiedad, la de acibarar con su mala fé, los últimos años de Cristóbal Colon, y precipitar su agonia. Si nó abundase la crónica de don Fernando en procederes de esta misma naturaleza, nos bastaria su comportamiento con el almirante del Océano, para poner de manifiesto su astucia, su envidia y su ingratitud, cualidades dominantes de su corazon.

 Reasumiendo:

 Narrar con rigorosa precision hasta en sus menores detalles la biografía del almirante, siguiéndolo paso á paso desde la cuna al sepulcro; vindicarlo de las calumnias que la malevolencia y la escuela protestante han esparcido á manos llenas en torno suyo, sacándolo de esta prueba limpio de toda mancha; ofrecerlo á la posteridad tal como fué, á saber: como un hombre inspirado por Dios para dar cumplimiento á una mision que, como dice el elocuente Ventura de Ráulica, era sin duda alguna superior á la ciencia y á los recursos humanos; hablar la verdad pura en cuanto concierne á aquel apóstol que, venciendo obs-

  1. Nos ha parecido muy oportuno citar este trozo de la introduccion á la eaad moderna de la Historia jeneral de España, de don Modesto Lafuente, no tanto por la elocuencia y galanura de su estilo, sino por la verdad con que está escrito.