Página:Historia de Cristóbal Colon y de sus viajes - Tomo I (1858).djvu/233

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
—153—

alcances una esplicacion científica del fenómeno, que los tranquilizó por de pronto.

 El 17 de Setiembre llegaban ya á los parajes, en que la influencia tropical se hace sentir de manera tan deliciosa; adonde, como dice Las Casas, se esperimenta un verdadero placer en disfrutar de la hermosura de las mañanas, que no son como las de Abril en Andalucia, y á las que no falta mas que el canto del ruiseñor, para completar la ilusion.


IV.


 Al acercarse á aquella parte del mundo mas vecina de las praderas oceánicas, parece que entre el firmamento y las aguas se opera una misteriosa separacion; se siente el ánimo sobrecojido ante tan imponentes aspectos, y esperimenta el hombre sensaciones, que le hacen sospechar la proximidad de las rejiones ecuatoriales, y del cielo austral. No cede el mar en magnificencia á la tierra bajo tan majestuosas latitudes. Una suavidad incomparable se dilata en la atmósfera, que fascina la vista de puro diáfana é impregnada de luz, y cuando al salir Febo por las puertas de oriente, se engalanan de mil matices hasta los mas leves vapores, arrollándolos luego á soplos Céfiro y Bóreas, para descubrir el vivo azul de la bóveda, se apodera con rapidez del espacio, y parece coronarse rey de lo visible por su esplendor soberano. Flamean las hebras de su reluciente cabellera por todas las alturas de la lontananza, y la inmensa lla-

20