Página:Historia de Cristóbal Colon y de sus viajes - Tomo I (1858).djvu/32

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
XXVIII

Júzguese de ella, al ver que Lucio Marineo, capellan de Fernando el católico, hombre de imajinacion amena, y que se hizo venir de Sicilia con el objeto de propagar en Castilla las letras latinas, hacia confusion en lo concerniente á este suceso en su Historia de las cosas memorables de España, y desfigurando el maravilloso y simbólico nombre de Cristóbal Colon, le llamaba sin ruborizarse Pedro Colon.[1] Al obrar así, se puso al nivel del médico Jobst Ruchamer, que en el primer libro aleman que haya hablado de aquellas rejiones, se obstina en decirle Christoffel Dawber, que significa en nuestra lengua Cristóbal Palomo.

 No tenian la conciencia de lo enorme de su profanacion.

 Despues de su tercer viaje, cayó tanto Cristóbal Colon en el concepto público, que nadie se dignaba ocuparse de él; y mientras muchos lo creian ya muerto, otros no dando ninguna importancia á cuanto le concernia, ni se tomaban el trabajo de comprobar las fechas. Esta desestimacion era jeneral, cuando aparecieron las tres primeras Decadas oceánicas de Pedro Mártir, en Alcalá de Henares el año de 1516, diez antes de la primera edicion de los primeros libros de la Historia de las Indias, publicada en Toledo por Oviedo; y cuando el veneciano Ramusio habia empezado su Coleccion de viajes, pues todos tienen que vindicarlo de las acusaciones, que la malquerencia estendió contra él. Pero los esfuerzos de los historiadores españoles fueron impotentes para encaminar la opinion por varias causas: primero, porque

  1. ”Petrum Colonum cum triginta quinque navibus, quas caravellas appellant, et hominum magno número misere.”—Lucii Marinei Siculi. De rebus Hispaniæ memorabilibus, lib. XIX.