Página:Historia de Cristóbal Colon y de sus viajes - Tomo I (1858).djvu/421

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
—341—

to, tuvo que obligarlos, para que su pueblo no pereciera sino se trabajaban las obras públicas."[1]

 Colon establecia en principio esta máxima de los sacerdotes de los primeros tiempos: "El que no trabaja no merece comer." A los nobles hambrientos y á los egoistas perezosos propuso elijieran entre el trabajo ó la supresión de las raciones, lo cual le valió en concepto de los consumidores inútiles, una reputacion de barbarie, que el apoyo del vicario apostólico revistió de ciertas apariencias de verdad, que los oficinistas de la dirección de Sevilla exajeraron gustosos, y que consolidó los amigos y las familias resentidas de los hidalgos que forzó al trabajo, y sobre todo el P. Boil, que procuró siempre atenuar sus faltas manchando al almirante.

 Preciso es decir aqui algunas palabras acerca del P. Boil, y de sus trabajos evangélicos.

 El P. Bernardo Boil, catalán, fraile benedictino del convento de Monserrat, hombre de gran crédito en la corte por su saber, su capacidad, su esperiencia en los negocios, la sutileza y los recursos de su imaginacion, y de irreprochables costumbres, no habia venido á las Indias de su grado, impelido por la vocacion, ni mucho menos demandado dirijir la mision.

 Designado por los reyes para aquel vicariato apostólico, obedeció, embarcándose como si hubiera ido á negociaciones diplomáticas, á que era aficionado. Su eleccion en la mayor parte de sus compañeros se resentia de su falta de predilección divina, pues entre ellos, si bien algunos estaban destinados á evangelizar los idólatras, el mayor número, hecho para la pacífica regularidad del coro, se encontraba sin fuerzas, sin eficacia en su nuevo jénero de vida. Ni tenian celo, ni facilidad para hablar la lengua de los indíjenas y ocuparlos de Dios, ni edificaban, ni consolaban á nadie, ni servían para con-

  1. Herrera. Historia jeneral de los viajes en las Indias Occidentales, década I. lib. II. cap. XII.