Página:Historia de Cristóbal Colon y de sus viajes - Tomo I (1858).djvu/453

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida
—373—

En la época en que el almirante volvió de su primer viaje, Diego salió de su casa obedeciéndole, pues lo llamaba. Con aquella docilidad en cumplir los deberes, y aquel instinto de urbanidad, efecto de las escelentes cualidades que parecian caidas como una bendicion sobre la familia del anciano cardador, Diego, al encontrarse en la corte, se halló repentinamente al nivel de su nueva situacion. Su tierna admiracion por su hermano y la observancia de sus ejemplos y recomendaciones le inspiraban lo que debia saber; su amor se ennoblecia con el sentimiento relijioso, y veneraba en él el injenio y la piedad. Diego no ambicionaba ni fama, ni honores, ni riquezas, ni su pronta elevacion lo enorgullecia; porque su corazon pertenecia á Dios: vivia en el mundo sin amarlo, por pura obediencia, porque tal era la voluntad de su hermano, su jefe y superior, al que consideraba como á un segundo padre: no aspiraba sino á servir á Dios, y ocupaba siempre los diversos cargos que le señalaba el almirante, como puestos que era voluntad de la providencia desempeñase. Su gusto lo inclinaba á la soledad y al estudio de las letras, que le brindaban de tarde en tarde con sus encantos, y cuando un momento de reposo le permitia hojear los libros de sus hermanos. A los afanes de la alta administracion hubiera preferido la paz y la oscuridad; pero lleno de resignacion, se complacia en servir á su hermano, porque su hermano era su gloria y su ambicion. Para sí no deseaba mas que la vida retirada, ignorada de los hombres, y conocida tan solo de Dios. Parece que jamas ningun amor terrenal tuvo entrada en su pecho. Encerrado en su habitacion, imitaba los hábitos regulares del almirante, recitando los oficios todos los dias, y elevando su alma al creador. Aquella abnegacion y aquella existencia voluntariamente apartada del primer término, multiplicando sin esfuerzo los sacrificios, garantizaban al almirante de una vijilancia á toda prueba, mientras que las vigorosas cualidades de Bartolomé