Página:Historia de Cristóbal Colon y de sus viajes - Tomo I (1858).djvu/461

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


—381— El P. Boil aparentaba dejar á la colonia en prueba de su amor por ella; que era preciso ir sin tardanza á desengañar á SS. AA.^ de la persuasión en que estaban de que aquella tierra contenia oro, aromas y especerías, siendo así que no enjendraba sino fiebres y eníeriiieda- des desconocidas en Castilla. Maquinaron de esta suerte su partida, se apoderaron de varios bajeles anclados en la rada, y huyeron como cobardes desertores, junta- mente con nmchos relijiosos, á quienes el aliciente de la novedad habia escitado á seguir á las Indias al P. Boil, y que no pudiendo acomodarse á un jenero de vida á que no estaban destinados, prefirieron acompañarlo en su vergonzosa fuga. La primera misión en el nuevo mundo fue infructí- fera porque quien la dirijia ni estaba llauíado para ello por el cielo, ni habia consultado áDios, puesto que vino á la tierra de los salvajes de orden del rey como para ocupar un puesto diplomático. Este suceso, al principio del descubrimiento, prueba hasta la evidencia que no son profetas sino los elejidos del señor; que el ministe- rio del Evanjelio no se ha repartido á todos indistinta- mente; que el apostolado no se confiere con reales de- cretos, y que es preciso tener una vocación especial para desempeñarlo. Mientras que el P. Boil no habia esperi- nientado sino fastido, hastio y mal estar por su cometi- do, cometido de paz y de consuelo que el torno en em- bajada de desazones, un pobre frayle francisco y otro de san Jerónimo cpie vinieron impulsados por una verda- dera vocación, apenas tninscurrido un año desde su des- embarco, ya sabian la lengua mas jenendmente habla- da en la Española, y disfrutaban del placer de predicar h gloria de Jesu-Cristo y los dogmas de la Iglesia por . "Tavo este relijioso la imprudeacia do publicar que quería ir á desengañar á los reyes católicos de la ilusión que les habia creado el almirante con sus pretendidas minas do oro." Ciiarlívoix. Historia de santo Domingo, — lib. II. paj. 128. en 4?