Página:Historia de Cristóbal Colon y de sus viajes - Tomo I (1858).djvu/76

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido validada
LXXII

ñado de tan buena voluntad con respecto á la persona, la familia y la situacion civil de Colon; cuando han desconocido la grandeza de su alma, despreciando su injenio, y calumniado su corazon, nada promete que hayan juzgado con imparcialidad el carácter de su obra.

 Y en efecto, aquellos que han escrito la crónica del almirante, cediendo á la influencia majistral de que acabamos de hablar, no solo dieron de lado ó pasaron en silencio acciones famosas, sino que las desfiguraron, para domeñarlas á su método de esposicion histórica. Despues de negar el auxilio sobrenatural, que está tan patente en los hechos inmortales de su vida, le rehusan hasta el talento de hombre, y solo al declararlo casi estraño á las ciencias y á las matemáticas, le conceden gran sagacidad de observacion. Temerosos de presentarlo como un héroe, lo transforman en un ente vulgar, lo despojan sistemáticamente de todo lo que constituye la grandeza, y no solo lo acusan de ingrato, de ignorante, de hipócrita, de presumido, de vanidoso y de pueril, sino que quieren empequeñecer todo cuanto hizo, apartando los obstáculos, acortando la lucha y aminorando los peligros de que triunfó su inspiracion divina. No se apercibieron de que á fuerza de poner la mira al positivismo tropezaban con la mediania y de consiguiente, con lo ridículo, lo absurdo y lo imposible.

 Un hombre sin mas cualidades que la tenacidad y la observacion, hubiera hecho lo que él? Lo sublime de su nombre, no dice lo de su corazon? Su fama, la mas justa, la mas merecida, la mas verdadera de cuantas gozaron los hombres, manantial profundo de celebridad, que no han podido agotar las jeneraciones en el transcurso de los siglos, sino que por el contrario es cada dia