Página:Irremediablemente... (1919).pdf/150

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida

Hoy, de vuelta a mi lado, ya mujer, tú me pides
El corazón aquel que en silencio fué tuyo,
Y con torpes palabras negativas arguyo
Hoy, de vuelta a mi lado.


No te lo daré nunca aunque muera de angustia,
No te lo daré nunca aunque gima y sucumba...
Hosco como la piedra lo llevaré a la tumba,
No te lo daré nunca!


Oh, cuando te ofrecí el corazón en aquella
Primavera, era un dulce racimo no tocado
El corazón... Ya otros los granos han probado
Del racimo inocente...

142—