Página:JM Gorriti Panoramas de la vida 1.djvu/39

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


mamaumN.A.r|nN1-:s 39

1-opa. blanca; una. maleta para guardarla, y un liln-o de nota. A esto afiadi un fmsco do florida do Lemman y otro de colonia de Atkinson, por que sin los perfumes no puedo vivir.

Qué contenta arreglaba. yo todos estos detalles de mi nueva. existencia! De vez en cuando, llevaba. la mano al corazon y me preguntaba que habia sido de ese dolor del alma. que ocasiono mi enfermedad. Dormia o habia. muerto-, pero no me hacia. sufrir. Ah! él me esperaba despues, en una- cruel emboscada!

Hasta entonces, aturdida por el torbeilino do sensaciones diversas que en mi se sucediani no me habia. detenido zi pensar hzicia donde dirigiria mis pasos. Dejaibame llevar, surcando las o1-as, como la gaviota. de que hablaba el doctor, sin saber ai donde iba; y asi habian pilSELdO seis dizis. Nos hallzibamos en frente do Cobija, y proximos ii eiitrar en su puerto. Era pues tiempo de tomar unu resolucion, que yo aplazaba con la muelle pereza de un convaleciente. Mas ahora, fuerza e1'adecidi1'se y optar entre Chile y el eirido pais que ante mi se estendia en rojas estepas de arena hasta una inmensidad infinita. La eleccion no era dudosa: ahi estaba Chile con sus verdes riberas, su puro cielo, y su clima de notoria salubridad. . .

Pero ah ! mas allzi de ese desierto que desplegabu