Página:JM Gorriti Panoramas de la vida 2.djvu/25

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


151. POSTRER MANDATO 25

negra que los viejos decian ser un destello de la luna.

La multitud se apifio ansiosa. en torno de la roca sobre cuya. cima se hallaba un hombre de pié é inmovil como un fantasma.

—Sabeis quién soy yo ?—dijo con VOZ breve.

— Un enviado del Inca! — respondio la muchedumbre—E1 hijo del Sol habla por tu boca. gQué nos ordenas?

—Veis estas cuatro montafias que nos cercan? Sobre esta roca donde siento mis pies, el primer rayo del sol de la mafiana alumbraré. la cima de la quinta, tan semejante élas otras, que el ojo mas penetrante no pueda distinguirla.

A estas palabras la multitud desaparecio silenciosa, y la cafiada quedo solitaria-, y luego, en el mismo silencio volvio é, invadirla, no una. sino muchas veces, ejecutando, en el curso de la noche, una obra maravillosa.

A1 siguiente dia, el primer rayo del sol alumbro la cima, de la quinta, montafia, tan agreste como las otras y, como ellas, cubierta de cactiis y musgos seculares.

A1 mediar de la Venidera no che oyose todavia la pucuna imperial. Los pueblos, despues de haber a,dora.do postrados su sacra Voz, siguiéronle por las estrechas gargantas de una montafia sombria, en cuya cumbre la trompeta se detuvo al borde de un