Página:JM Gorriti Panoramas de la vida 2.djvu/42

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página no ha sido corregida


4-2 PANORAMAS DlE LA VIDA

hubo sabido, se indigno contra el arriero, y me aseguro que no se apartaria de mi hasta que éste llegase. En Vano le suplique’ no me afligiera retardando por causa miala rapidez de su Viaje: nadaquiso oir, y fuerza me fué aceptar :1 pesar mio.

Sujeto el brioso a-ndar de su caballg al paso tardo del mio, cansado y flaco, y se abandoiié a un millar de preguntas, que habrian sido indiscretas, si no fueran todas en mi propio interés. Todo lo indago, menos mi nombre: circunstancia que aumento mi estimaeion por aquel protector desconocido.

Cuando se hubo informado de ouanto me ooncernia, entro espontaneamente en la relacion de lo que ie era personal. Me hablo de Valparaiso, su residencia-, de las gentes de Lima que alli habia conocido, y finalmente de su viaje a Cochabamba,donde lo llevaba un objeto de supremo interés para él.

Subrayo estas palabras para espresar de algun modo el sentimientointimo, religioso con que fueron pronunciadas, y que me hicieron adivinar un amor profundo on aquel noble y hermoso oorazon.

Bajamos 21 un parage donde el camino cortaba el cauce de un manantial de limpida corriente. Mi compafiero adivinando mi sed, desmonto para ofrecerme un vaso de agua.

Recordé entonces el oi-aeulo de la clmlpa; y como ya habia hablado cle ello al joven, al darle las gracias,

\