Página:La Atlantida (1886).djvu/339

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta página ha sido corregida
339
INDICE


La catarata.—Invocación al Genio del exterminio. Gemidos de la tierra medio anegada. Golpe de aguas que, por la brecha de Calpe, se precipita. Subversión de las olas con los despojos de la Atlántida. Hércules, á través de campos y marismas, busca á Hesperia, con un árbol encendido por antorcha. Al verle venir, despídase ella de sus hijas.
135




Hesperis.—Suben los Atalntes á lo alto de la sierra para levantar un edificio que los guarezca contra el nuevo diluvio. Hesperis sale al encuentro del héreo. Cuéntale sus amores y desposorios con Atlas, sus cuitas y su mala estrella. Hércules la toma por esposa, y, a través de las olas, con ella en hombros, deshace el camino de Gades. Desfallecida, da el postrer adiós á los corderos y pájaros que fueron sus delicias. Afánanse los Titanes elevando su obra. A punto ya de coronarla, advierten la huida de su madre con el griego, y, con los fragmentos del ciclópeo edificio que le arrojan, le impelen monte abajo. Huye á grandes trancos por entre la nube de piedras y las alteradas aguas. Horribles visiones de Hesperis en la oscuridad. El rayo enciende la gran ciudad de los Atlantes, y ellos, guiados por su fulgor, casi dan alcance á Hércules.
149