Página:La Ilíada de Homero, Tomo I (Ignacio García Malo).pdf/108

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar
Esta página ha sido corregida
(2)

Precipitó las almas generosas
De tantos fuertes Héroes al oscuro
Imperio de Plutón, dexando en presa
Sus cuerpos á los Buitres y á los Perros.
Asi el supremo Júpiter lo quiso
Despues de la fatal desavenencia
De Agamenón, Rey de hombres, y el valiente
Aquiles, de los Dioses descendiente.
 ¿Qué Dios movió en sus almas la discordia?
El hijo del gran Jove y de Latona,
El qual contra este Rey lléno de enójo,
Excitó en el Exército una peste,
Tan terrible y fatal, que los Soldados
En tropél á su impulso perecian,
Porque el hijo de Atreo hizo un ultraje
A Chryséo, su grande Sacerdote,
Quando vino al rescate de su hija
A las naves veloces de los Griegos,
Con muchos dones; y teniendo en mano
La corona de Apolo, y cetro de oro,
Dirigió asi sus ruegos á los Griegos,
Y mas principalmente á los Atridas
Xefes de aquellas tropas tan lucidas.
„¡Oh hijos de Atreo (dixo), y oh vosotros
„Magnánimos Acheos generosos!